26 de octubre de 2008

Un punto increible

Simao, el mejor del empate en Villareal


¿Que se puede decir de lo que se ha visto hoy en Villareal?. Pues, sencillamente, que ¡¡ESTO ES EL ATLETI!!. En sólo 90 minutos, el Atleti nos has hecho sentir ilusión, alegría, rabia, tristeza, indignacion, sorpresa y desconcierto. Ningún equipo en el mundo puede dar tantas caras diferentes como ha dado el Atleti hoy.



Y es que se jugaba el último partido de los denominados por la prensa "Los Alpes". Un Villareal que es, junto al Barça, el equipo que mejor juega al fútbol con diferencia de España. Aguirre sorprendía una vez más con la alineación, repitiendo con Dominguez, alineando a un ·"trivote" con Assunçao, Banega y Maniche y dejando fuera de la convocatoria a un Camacho que había cumplido ante el Liverpool.



En las 2 jornadas anteriores, el Atleti había empezado muy pronto perdiendo. Esta vez, las cosas fueron justo al contrario. Un golazo de Simao al minuto de juego ponía en ventaja a los nuestros por primera vez en varios partidos (desde el Olympique, el Atleti no iba ganando un encuentro). El Villareal era el dueño del balón, pero no hacía "pupa", y en una segunda jugada aislada, el gran Simao sacaba un centro que remataba Forlán a la red tras colaboración de la defensa amarilla.


Chiquillada de Banega


En 25 minutos de encuentro, 0-2 y un medio campo plagado de hombres que hacía presagiar un partido sencillo, pese a tener delante a todo un equipazo. Pero el Atleti no puede hacer las cosas sencillas. Banega se autoexpulsó del campo con una entrada absurda en la prolongación del área del Villareal que le reportó la segunda amarilla. Una jugada que debería traer consecuencias severas para el jugador en forma de multa económica (igual que para Perea por lo de la semana pasada). No puede ser que cada partido nos expulsen a un jugador en la primera mitad por una locura. El partido era bronco, con un Pirés provocador y piscinero a más no poder (una constante durante todo el partido) y con Senna en el campo cuando perfectamente podría haber sido expulsado por una entrada sobre Simao. Pero el que se quedaba con 10, y justamente, era el Atleti.


Hasta el final del primer tiempo, dominio del Villareal pero sin demasiadas ocasiones de peligro. Tan solo un remate de Rossi que salvó prodigiosamente Leo Franco puso en aprietos a la portería colchonera. Al descanso por tanto, dominio amarillo en el campo, pero victoria rojiblanca en el marcador.


Error de Leo y baño del Villareal


El Atleti salía del descanso sabiendo que tenía que aguantar los primeros minutos de asedio del Villareal para llevarse el gato al agua. Si aguantaba, podría ser hasta sencillo llegar a la victoria. Pero, me repito, el Atleti no puede hacer las cosas sencillas. En un tiro lejano y sin peligro de Senna, Leo, que hasta entonces estaba haciendo un muy buen partido, se come la pelota y se mete un autogol (porque no es un gol de Senna, yo lo entiendo como gol en propia puerta) absurdo y ridículo que dió la vida al Villareal.


Entonces el Villareal se desmelenó y dió toda una lección de juego y de control de balón ante un equipo en inferioridad. El balón se movía a una velocidad de vértigo de un lado para otro, con posesiones larguísimas, con control cuando había que tenerlo y profundidad cuando era necesario. Y en esa tesitura, los goles tenían que llegar.


En el minuto 51, gol de Llorente al batir en un mano a mano al portero colchonero tras un pase en profundidad de Rossi. La posición de Llorente era, cuanto menos, dudosa en el momento del pase. En el 58, gol de Gonzalo, al rematar un pase de Pirés, que también estaba en posición dudosa en el momento del centro. Para colmo, en el 67, gol de Rossi en una jugada preciosa del Villareal que acabó el italiando driblando y batiendo a Leo Franco.


En 25 minutos, 4 goles del Villareal, y si bien es cierto que dos fueron dudosos, el resultado era justo. Justo porque solo había un equipo en el campo, que bailaba literalmente a los rivales. El Atlético había entregado la toalla con el 2-2 y no era capaz de dar dos pases seguidos. Incluso desde el banquillo se apuntaba a intentar capear el temporal en vez de ponerle remedio. Salió Raúl García por un Assunçao que estuvo bien en la primera parte y más tarde, entrada de Miguel por un Maniche calentito y con amarilla. Agüero, por tanto, se quedaba sin jugar (y digo yo, ¿para que coño se le convoca entonces?).


Increible reacción colchonera


Pero el Atleti es el equipo más imprevisible que existe en el planeta futbolístico. En pleno calvario rojiblanco,un despeje en defensa es prolongado con la espuela por Forlán y Simao, mucho más veloz que su par del Villareal, se queda solo delante de Diego López al que bate con calidad. Un rayo de esperanza en el horizonte rojiblanco cuando nadie creía en conseguir algo positivo (yo ni celebré el gol). Minuto 83.


Y al minuto siguiente en una falta botada por Simao, Raúl García remata a la red. Las caras de los jugadores del Atleti eran una mezcla de incredulidad y alegría, supongo que como la que yo tenía en ese momento. El Atleti volvía a castigar a los que, como yo, nos quedamos sin fé en momentos puntuales. Y es que a veces, es muy dificil mantener la fe en este equipo.


Justo tras este gol, Forlán pudo marcar el 4-5 en una jugada en la que se equivocó, eligiendo el regate al remate ante el portero. No pudo ser y el partido murió con un dominio desganado de un Villareal tocado moralmente por la ventaja que había dejado pasar.


Sensaciones y conclusiones


Es realmente dificil explicar mis sensaciones tras el partido. Por un momento estuve contento, con 0-2 en el marcador y pensando que Aguirre había acertado en el planteamiento. Y si al menos no había acertado, si había tenido la suerte de cara (otras muchas veces fue justo al contrario). Luego, se pasa al cabreo por la expulsión de Banega y a la indignación por el fallo de Leo en el primer gol del Villareal. Más tarde, asco,desilusión y suma decepción con el espectáculo que estaba dando mi equipo, arrastrándose por el campo como un equipo menor y siendo vapuleado por el Villareal. Y para acabar, una mezcla de alegría y estupor por como terminó el encuentro. Evidentemente, el punto es bueno y parece increible que, estando como estaba el Atleti, sea capaz de remontar a todo un Villareal, y con un hombre menos.



Por suerte, ya se han pasado los cuatro partidos ante los "grandes" (solo falta el Valencia), y como todos los años, hemos fallado ante ellos. Un punto de doce posibles en un bagaje penoso. Al menos nos queda algo de buen sabor de boca tras los partidos de Liverpool y Villareal. Lo que ya no nos queda es margen de error. No se puede fallar en los partidos que viene, y cada encuentro ha de ser saldado con tres puntos. De no ser así, los objetivos ligeros están perdidos, y por tanto, la temporada.




6 Comentarios.:

Tomi dijo...

Hay una diferencia entre lo de Banega y lo de Perea: el argentino tiene solo 18 años y le servirá de experiencia. El colombiano sí que la tiene, y, por lo tanto, su error lo considero mucho más grave.

Aparte, a mi la expulsión me sigue pareciendo muy rigurosa, pero está claro que en este tema me he quedado más solo la una.

Un saludo.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

ÁNGEL, no te engañes. Esto no es el Atleti, o al menos no puede serlo.
Por mucho que estés con 10, por mucho que cante Leo, no te pueden meter 3 goles en 10 minutos. Porque ya nos metió 3 el Barça en 8, y uno el Madrid en 30 segundos...cada año.
Hay que exigir seriedad. Lo peor es que ahora el equipo irá para arriba porque es mejor que Mallorca, Osasuna, Deportivo...
Pero NUNCA podremos ganar títulos así.

Un abrazo!

atletista sin solución dijo...

Hola amigo. Sigo estando de acuerdo con Tomi, ya empiezo a preocuparme, je, je, en que la expulsión de Banega es bastante rigurosa.

El Atleti no puede jugar así. Los equipos campeones mantienen una regularidad a lo largo de los partidos y del campeonato.

PD: Vas a comentar partidos y noticias de la NBA? A mí me encanta esta competición así que si lo haces me pasaré regularmente por aquí.

Angel dijo...

@ Tomi: Es cierto que Banega tiene 18, pero aun así es un error injustificable en el que es su puesto de trabajo, y ha de pagar por ello. Para mi la expulsión es clara (al menos la segunda amarilla, no recuerdo la primera). Pero también es clara la expulsión de Senna...

@ Jose: Pues posiblemente tengas toda la razón del mundo. Pero el único equipo del planeta con suerte (o ganas, o como quieras llamarlo) que podría remontar un partido como el de ayer en las circunstancias que lo hizo, es el Atleti. Es inexplicable... Y si, seguramente nunca ganemos un puñetero título de esta forma.

@ Atletista: Si que tengo intención de comentar lo más posible de la NBA. Sobre todo, aquellos partidos de equipos Españoles, que son los que veo en el AVE de camino al curro (no veo uno al día, que también hay que dormir). Aunque, como puedes observar, en el blog iba a hablar de música, juegos... pero al final, el atleti me puede :).

Saludos a todos!

miguel diaz dijo...

Angel,
Estoy de acuerdo con que esto es el Atleti, pero es que estoy cansado de que sea así. No puede ser que un día sí y otro también te remonten los partidos por merluzadas individuales.
Lo de Banega es de "castigo físico", como ya no se pueden dar latigazos en la Plaza Mayor, habría que pasearlo por los infantiles y los alevines del Atleti para que le inflaran a collejas. un abrazo. miguel

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Aguirre es un inútil. NO sabe nunca dar un rumbo al partido. Esta vez, tuvo que ser Simao quien le salvará la cabeza como ante el Liverpool. y vaya con los porteritos que tenemos....

un abrazo.

La cueva de Neptuno. Todos los derechos reservados. | Basado en el template NAYA2 de Abdul Munir - 2008
ir arriba